EL SANTUARIO

El santuario de Artšamag, que sirve para ayudar a las personas, se encuentra en Eslovaquia. Es un lugar sagrado de luz, amor, esperanza, paz, curación del cuerpo y el alma, donde la frecuencia de la luz y el amor se basa en el sistema de chakra y la conexión a tierra.
El santuario fue iluminado por Elohim en 2014.

Es un lugar de despertar y "abrir los ojos", donde una persona reevalúa la vida y libera bloqueos emocionales con humildad y amor, cambiando así la dirección y el camino de la vida.

La base es tomar conciencia de uno mismo en las frecuencias de la luz, el color, el olor, los minerales, el sonido y las afirmaciones de humildad (ya que la palabra y el pensamiento tienen un gran poder). Juntos forman un todo que afloja los bloques- los nodos, y así abre los chakras, libera karma y limpia el cuerpo sutil, etérico, astral, mental y causal. Te da vitalidad, aumenta la libido y cambia el ambiente ácido a alcalino, creando así las condiciones para la regeneración de órganos, aumentando la frecuencia del ser. Y esa es una de las razones por las que estamos aquí en la Tierra, para dejar de tener miedo y dar más luz y amor a nuestras almas.

Cada chakra tiene su propio lugar en este santuario.
El techo tiene la forma de una pirámide y representa todo el universo, que está formado por ángeles hechos de minerales, cada uno asignado a cada chakra. (basado en frecuencia de luz y color)
El santuario tiene la forma de una lágrima. La lágrima significa humildad y la humildad es lo más importante para la autoconciencia y la curación. (las lágrimas limpian el alma) Porque cuando somos humildes, podemos aceptar el amor propio y el amor. Y si tenemos amor propio y somos capaces de dar amor, cambiará nuestra vida a nivel físico, mental y espiritual, porque un cuerpo sin amor está enfermo, bloqueado y no es saludable, repitiendo constantemente el mismo daño basado en nuestras acciones, comportamiento y pensamiento.

Las enfermedades, las lesiones, las experiencias desagradables recurrentes, el no poder perdonar y volverse humilde, se deben solo al EGO y al MIEDO. El ego nos impide darnos cuenta de nuestro Ser y constantemente nos obliga a pensar en el pasado que no podemos cambiar, solo a aceptar y aprender que es desarrollo y crecimiento.


Lesiones, enfermedades y daños son un regalo de nuestro ego. Por este regalo- enfermedad, el alma, como resultado de nuestro comportamiento y acciones en el pasado, nos da información a través de nuestro cuerpo...información de que estamos haciendo algo mal y para advertirnos que vamos en la dirección equivocada...que no vamos por nuestro propio camino, el plan de nuestra alma, nuestro Ser.

La energía del universo es el amor y la luz que no podemos recibir por miedo, comportamiento deshonesto, mentiras, ira, celos, orgullo, odio, envidia, egoísmo, egocentrismo, obsesión, ambición, sexo sin amor, indulgencia, adicción, ignorancia de uno mismo, sentimiento de inferioridad, frustración, miedo a la muerte y, en general, cualquier temor que recibamos.
Estamos creando miedo con un constante regreso al pasado.

Rendirse a Dios significa rendirse al amor y al Ser de uno mismo, y también lo hizo Artšamag.
Se entregó a Dios y al amor y encontró su Ser que lo guió, y aún lo guía, y como resultado se iluminó y pudo construir este lugar único en esta Tierra.


En este santuario, hay agua de tres manantiales que también se iluminaron durante la visita de los Elohim en 2014.
El santuario ayuda a difundir el amor y la conciencia de uno mismo, y también está aumentando la frecuencia de la Tierra.


Actualmente Artšamag trabaja en Las Palmas de Gran Canaria, en la calle Bernardo de la Torre 55.